YOOtheme
AddThis Social Bookmark Button

Oscar AraizAunque la Danza y el Arte en general se califica como una actividad
que carece de motivaciones prácticas, como algo que no se ejecuta
con propósitos especulativos ya sean sociales, políticos, morales o
económicos, es evidente la huella profunda de sus efectos, como
herramienta de sensibilización, como alimento fundamental en
el espíritu, como modeladora de hombres y mujeres concientes
de sus propios potenciales armonizadores.

Estos resultados se evidencian cuando el movimiento corporal,
libre de ataduras racionales, se manifiesta como instrumento lúdico,
provoca sintonías pre-verbales, crea tiempo y espacio para ésas zonas
bloqueadas que de otra forma no se liberarían.

El aspecto sanador es quizás, en la sociedad contemporánea,
su mayor valor. La presente observación no es resultado de especulaciones
intelectuales: nace de mi propia experiencia, al entender el lenguaje
de la Danza como el que me ha permitido comunicar, expresar, integrarme
con los otros, dar y recibir emociones, afecto, independencia y solidaridad.

Ésto que he recibido como disparador en el desarrollo de la personalidad,
como individuo, ha resultado una bendición que me compromete a compartir
el mundo, allí donde podemos encontarnos con la simplicidad del gesto reparador.

Oscar Araiz

 

La realización de talleres de movimiento creativo y expresivo destinado a niños, adolescentes y adultos con discapacidad intelectual y/o físicas, tendiente a la valoración del cuerpo como elemento de expresión; facilitando de esta manera experimentar y liberar sus emociones. Haciendo un uso psicoterapéutico de tal actividad dentro de un desarrollo que persigue la integración psicofísica del individuo, procurando mediante el proceso artístico solventar los conflictos emocionales o psicológicos y mejorar sus posibilidades de integración e inserción en la sociedad.
Nuestra premisa es afirmar que el movimiento puede utilizarse como medio expresivo de pensamientos, emociones y conflictos; de esta forma, utilizar el movimiento construye un puente entre lo socio-emocional y el mundo externo.

El propósito de nuestra Fundación consiste en:


La realización de talleres de movimiento creativo y expresivo destinado a niños, adolescentes y adultos con discapacidad intelectual y/o físicas, tendiente a la valoración del cuerpo como elemento de expresión; facilitando de esta manera experimentar y liberar sus emociones. Haciendo un uso psicoterapéutico de tal actividad dentro de un desarrollo que persigue la integración psicofísica del individuo, procurando mediante el proceso artístico solventar los conflictos emocionales o psicológicos y mejorar sus posibilidades de integración e inserción en la sociedad.
Nuestra premisa es afirmar que el movimiento puede utilizarse como medio expresivo de pensamientos, emociones y conflictos; de esta forma, utilizar el movimiento construye un puente entre lo socio-emocional y el mundo externo.