YOOtheme
AddThis Social Bookmark Button

 

María Belén Gómez Ortiz nació en la provincia de Mendoza. Durante su infancia se formó como bailarina en Cipolletti, Río Negro y en la Escuela Municipal de Danzas de la ciudad de Tandil, posteriormente estudió en la Escuela Nacional de Danzas María Ruanova y realizó tres años en el IUNA en la carrera de Lic. en composición Coreográfica en Danza. Finalizó la carrera de intérprete de danza Contemporánea en Arte XXI, donde también fue integrante del Ballet Joven Arte XXI, dirigido por Oscar Araiz, Guido de Benedetti, Andrea Chinetti y Alejandra Libertella.
Durante el año 2005 funda junto a Paz Fernández Alonso “Movimiento Expresivo” para personas con discapacidad, donde se desempañó como profesora, coreógrafa y directora. En el año 2009 finaliza su formación de danza terapeuta en Brecha y en al año 2012 se recibe de Lic. En Psicología. Ha realizado formación como Arteterapeuta en IEATA y TAE, Perú y en Fundacion Coriat como estimuladora tempana. Actualmente cursa el posgrado en Terapia Cognitivo Conductual para niños y adolescentes en ETCI.
Realizó trabajos en Fundación Huésped y como Danza Terapeuta en el Hospital Borda, en Hogar Nstra. Sra. del Rosario de San Nicolás, en el Colegio Inmaculada Concepción de Burzaco, Centro de día Alegrarte, estudio Mano Azul, para estudiantes de Psicología, actualmente se desempeña como danzaterapeuta del Hogar Seres para niños y adolescentes con patologías mentales, físicas e intelectuales.
María Belén Gómez Ortiz nació en la provincia de Mendoza. Durante su infancia se formó como bailarina en Cipolletti, Río Negro y en la Escuela Municipal de Danzas de la ciudad de Tandil, posteriormente estudió en la Escuela Nacional de Danzas María Ruanova y realizó tres años en el IUNA en la carrera de Lic. en composición Coreográfica en Danza. Finalizó la carrera de intérprete de danza Contemporánea en Arte XXI, donde también fue integrante del Ballet Joven Arte XXI, dirigido por Oscar Araiz, Guido de Benedetti, Andrea Chinetti y Alejandra Libertella.
Belen
Durante el año 2005 funda junto a Paz Fernández Alonso “Movimiento Expresivo” para personas con discapacidad, donde se desempañó como profesora, coreógrafa y directora. En el año 2009 finaliza su formación de danza terapeuta en Brecha y en al año 2012 se recibe de Lic. En Psicología. Ha realizado formación como Arteterapeuta en IEATA y TAE, Perú y en Fundacion Coriat como estimuladora tempana. Actualmente cursa el posgrado en Terapia Cognitivo Conductual para niños y adolescentes en ETCI.
Realizó trabajos en Fundación Huésped y como Danza Terapeuta en el Hospital Borda, en Hogar Nstra. Sra. del Rosario de San Nicolás, en el Colegio Inmaculada Concepción de Burzaco, Centro de día Alegrarte, estudio Mano Azul, para estudiantes de Psicología, actualmente se desempeña como danzaterapeuta del Hogar Seres para niños y adolescentes con patologías mentales, físicas e intelectuales.

 

 

 

 

 

La realización de talleres de movimiento creativo y expresivo destinado a niños, adolescentes y adultos con discapacidad intelectual y/o físicas, tendiente a la valoración del cuerpo como elemento de expresión; facilitando de esta manera experimentar y liberar sus emociones. Haciendo un uso psicoterapéutico de tal actividad dentro de un desarrollo que persigue la integración psicofísica del individuo, procurando mediante el proceso artístico solventar los conflictos emocionales o psicológicos y mejorar sus posibilidades de integración e inserción en la sociedad.
Nuestra premisa es afirmar que el movimiento puede utilizarse como medio expresivo de pensamientos, emociones y conflictos; de esta forma, utilizar el movimiento construye un puente entre lo socio-emocional y el mundo externo.

El propósito de nuestra Fundación consiste en:


La realización de talleres de movimiento creativo y expresivo destinado a niños, adolescentes y adultos con discapacidad intelectual y/o físicas, tendiente a la valoración del cuerpo como elemento de expresión; facilitando de esta manera experimentar y liberar sus emociones. Haciendo un uso psicoterapéutico de tal actividad dentro de un desarrollo que persigue la integración psicofísica del individuo, procurando mediante el proceso artístico solventar los conflictos emocionales o psicológicos y mejorar sus posibilidades de integración e inserción en la sociedad.
Nuestra premisa es afirmar que el movimiento puede utilizarse como medio expresivo de pensamientos, emociones y conflictos; de esta forma, utilizar el movimiento construye un puente entre lo socio-emocional y el mundo externo.